Jueves 27 de Junio de 2013

Parece de película pero es real

  • La Verdad - Junin

Moreno lo pudo: el trigo vale más que la soja (pero no hay) y el doble que en Chicago.

TRIGO

Escribe Francisco Alzari

Parece de película pero es real, estamos ante un acontecimiento histórico en lo que hace a la producción agropecuaria en la República Argentina, que se patentiza en el hecho que el trigo tiene mayor precio que la soja. Concretamente por 1000 kgs. de trigo con el que se hace el “pan para la mesa de los argentinos” los Molinos Harineros industrializadores del trigo deben desembolsar entre $ 2200 y $ 2500 y para la adquisición de 1.000 kgs. de soja sólo se debe pagar $ 1710/20 .

Obviamente ese enorme precio es consecuencia de la escasez de trigo, a punto tal que hay quienes opinan que con el trigo disponible no se llegaría a cubrir las necesidades de harina hasta el mes de octubre, teniendo en cuenta que el ingreso de la nueva cosecha se produce a fines del mes de noviembre, no descartando la posibilidad de que tengamos que importar harina o trigo para cubrir las necesidades de pan en la mesa de los argentinos.

Por otra parte hay quienes con mucho optimismo opinaban que con el trigo existente en manos de los productores (que calculo como muy poco, porque la gran mayoría ya lo vendió) y exportadores, se llegarían a cubrir las necesidades de harina hasta la nueva cosecha. Es más, aún cuando se venían recortando las exportaciones, el presidente de la asociación de Molinos Harineros, Diego Cifarelli a fines del mes de mayo anunció que el trigo existente cubría las necesidades de consumo y la exportación. Sin embargo, poco después, el 25 de junio, el secretario Moreno lo desautorizó cerrando completamente las exportaciones de trigo y harina..

Lo cierto es que la producción de trigo viene declinando desde hace unos años, por falta de rentabilidad, precisamente desde que el gobierno con el alegato de defender la mesa de los argentinos -excusa para atacar a los productores- comenzó a intervenir en el mercado triguero, impulsando a a los exportadores y molineros a pagar un menor precio a la producción y durante las épocas de bonanzas beneficiándolos con jugosos subsidios que todos pagábamos y que ahora ya no están.

Hoy se dio vuelta la taba y los Molinos deben pagar precios siderales a los exportadores, más de U$S 500 la Tn.(el precio internacional es de u$s 250) por el trigo que compraban a U$S 190 o U$S 200 hace unos meses, y lo que es más grave es que esta escalada de precios, con la bolsa de harina cercano a los $ 200, ha generado importantes aumentos en productos derivados de consumo masivo (pan, galletitas, fideos, etc.), y es por eso que hace años que no existe en realidad al pan a $ 2,60 o $3 como lo toma el INDEC, hoy el promedio es de $ 16/18.-

La última cosecha fue la más baja en los últimos 111 años, podríamos decir se sembraron algo más de 3 millones de hectáreas y se obtuvo una producción de 9 millones de tn, y hoy según informaciones de la Bolsa de Cereales de Rosario, en la zona núcleo la intención de siembra podría disminuir un 6%, a consecuencia de la falta de rentabilidad.

Para remediar esta grave situación el gobierno, en lugar de eliminar las retenciones, ha resuelto poner en funcionamiento un complicado mecanismo, consistente en la creación de un Fideicomiso, que teóricamente reintegraría a los productores una “parte” de las retenciones que aplica al trigo. Decimos “parte” porque el reintegro surgiría de las retenciones sobre el trigo (23%) y harina (13%) que se exporte.

Mecanismo que además de burocrático (habría que esperar la liquidación de exportaciones para ver de que reintegro se está hablando), tampoco resulta creíble cuando estamos ante una futura cosecha que sólo alcanzaría a abastecer el consumo, o sea sin exportaciones a la vista, y con los productores curados de espanto cuando recuerdan otras promesas incumplidas como la del maíz “plus” -

Todo este desmanejo y falta de previsibilidad no trae únicamente perjuicios reales para la llamada mesa de los argentinos, que hace que debamos pagar mayores precios por los derivados del trigo; también para los productores que además de afectarse sus ingresos, le impiden contar con financiamiento para la siembra de soja y se perjudican porque les impide la rotación de los cultivos, saboteando un sistema sustentable desde el punto de visto productivo y ambiental; y por último perjudica al país, porque impide que ingresen divisas proveniente de la exportación, perdiendo los mercados exportables.

Con una cultura triguera como la que tiene el país desde hace más de 100 años (en el año 1903 ya se exportaban 3 millones de tn.), con la avidez y necesidad de materias primas alimenticias de los mercados internacionales, sumado a las ventajas que tenemos para su producción, se hace imprescindible que desde las esferas oficiales revean políticas que han resultado desastrosas para los para los argentinos y para País.-

(*) Abogado, ex presidente de la Sociedad Rural de Junín y ex miembro del consejo directivo de Carbap.


Compartir:

Noticias Relacionadas


Tu comentario

 
 
 
 
 
 

Diario Tiempo Regional
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio Edición Regional. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 2894