Martes 12 de Enero de 2016

DERECHOS HUMANOS

La Unnoba participará en la coproducción de una película sobre el Juicio a las Juntas

  • La Verdad - Junin

Nicolás Gil Lavedra, Ulises de la Órden y Laura Durán, secretaria de cultura de la universidad trabajan en el proyecto.

Laura Durán, secretaria de cultura de la Unnoba, días pasados brindó detalles junto a Nicolás Gil Lavedra, hijo del reconocido jurista Ricardo Gil Lavedra y Ulises de la Órden, sobre un proyecto fílmico que involucrará a la universidad de nuestra ciudad en un apuesta ambiciosa.

Se trata de una película sobre el juicio a las Juntas Militares que la Unnoba coproduciría, tal vez con otras universidades.

Laura viene de coproducir con el director y productor Ulises de la Órden una película que se llama “Chaco” y que esperan estrenar en breve, mientras planean otra película, también de gran compromiso social.

“Chaco cuenta el proceso que ha sufrido la Comunidad Qom y en ese proceso surgió la idea de una película sobre el juicio a las Juntas Militares con Nicolás Gil Lavedra. Nos pareció interesante y ahora están dadas las condiciones para hacer un relato que la universidad siempre quiso. Este año el lema de la universidad es el aniversario del Juicio a las Juntas y nos parece importante contar un relato que ha quedado lavado por los impulsos del indulto o la obediencia debida y también lavado en la conciencia colectiva. Nuestra idea como universidad es que eso así no sea, es como una responsabilidad social”, contó la secretaria de cultura de la institución.

Nicolás Gil Lavedra es director de cine, creador de “Verdades verdaderas” una película sobre la vida de Maria Estela de Carlotto y junto a Laura y Ulises están empezando a trabajar sobre lo que va a ser la película que se basará en aquella etapa de la historia, con el juicio que en menos de un año profirió sentencia contra las Juntas Militares.

“La idea es poder contar primero cómo un presidente toma la decisión de que se lleve adelante un juicio, tanto para la guerrilla de ese momento como para los dictadores. Sacarle el poder a los militares para que el juicio sea civil y con los tribunales regulares que ya estaban en Argentina y que los dictadores se sometan a la ley”, reflexiona Nicolás, “nos parece que eso va a ser la película con toda la intimidad que tiene el tribunal, con esos seis hombres y un fiscal y un adjunto que se tienen que hacer cargo de 900 testigos que acaban de sufrir. Porque una cosa es hablar hoy de lo que había pasado, pero en ese momento era un hito”.

Sobre la participación que tuvo su padre en aquel hecho histórico de la democracia argentina, Nicolás está acostumbrado a las preguntas pero cuando cuenta sus experiencias lo hace con gran sensibilidad como si no hubieran pasado treinta años y como si no las hubiera contado antes.

“Pensaba en mi viejo, en el miedo que deberían haber tenido, no solo los jueces sino también los testigos y la misma gente que concurría a las salas que tenían amenazas de bomba todos los días. Se pasaban papelitos entre ellos para ver si cancelaban o no la audiencia, si seguían adelante o no. Yo tenía dos años en ese momento, conozco el relato familiar que me fue contando mi viejo con los años. Cómo ellos tomaban los testimonios y se enteraban de lo que le había pasado a la gente en esos años, así como todo el pueblo argentino porque no todo el mundo sabía el nivel de torturas, secuestros, robo de bebés, fueron muchas cosas”.

Con una sentencia dictada en menos de un año, Nicolás refirió las palabras de Macri al asumir como presidente.

“Pienso en lo que dijo cuando asumió, que ‘justicia lenta no es justicia’ y en este caso con algo que fue terrible, hubo justicia. Y poder mostrar eso, contarlo en tono de ficción para que más gente pueda conocer qué pasó y siendo objetivos y contando los hechos es muy bueno. Va más allá de un gobierno, de un relato o un momento circunstancial de la Argentina. Eso nos pasó y lo tenemos que valorar y conocer todos. Es una gran oportunidad poder llevar adelante este proyecto”, explicó Nicolás.

Desde adentro A medida que crecía, Nicolás iba descubriendo que su papá era alguien conocido, importante.

“Pero no como mediático sino por su trayectoria, por algo que había hecho tan importante y después por las clases de historia, cívica en el secundario. Yo estudié derecho así que también era una eminencia”.

Tal vez esa conexión con el pasado nefasto del país y el compromiso de su padre como integrante del tribunal que condenó a las Juntas Militares así como su conocimiento sobre el tema fue lo que despertó su interés por contar en formato de cine la vida de Estela de Carlotto.

“A mi me pasó de poder contar todo lo que todo el mundo no sabe. Por todo lo que sabía de Derechos Humanos, de Estela, de su familia, de abuelas, del nacimiento de abuelas y que yo sentía la necesidad de que toda la gente lo supiera y yo sentía que mi generación sabía cada vez menos de derechos humanos, dictadura, de los bebés robados. Y eso me ponía mal porque es una gran deuda que tiene la democracia”.

Así mismo, destacó la importancia de que en el último gobierno se haya podido seguir ayudando a que distintos organismos pudieran colaborar y que abuelas encontrara muchísimos nietos.

“Me parece que va a ser una bandera de este gobierno poder continuar con esas políticas de derechos humanos porque me parece que tienen que ver con la historia de los argentinos y yo soy ya de la generación de la democracia, nací en el 83”, cuenta.

Para Gil Lavedra, contar esta historia es en cierta forma una obligación.

“Contar este juicio y ese momento con la intimidad de todo lo que yo se y la información a la que puedo acceder porque mi viejo fue uno de los jueces que juzgó a la Juntas, creo que está buenísimo capitalizarlo desde ese lugar y aplicar lo que yo conozco que es poner una cámara, contar una historia, dirigir un actor y por eso me parece que está bueno y a mi me conmueve poder hacerlo”.

La película Si bien se encuentran “en la etapa de juntar mucha información, de los testimonios, juntarnos con ellos”, Nicolás asegura que quieren ser lo más fieles posibles.

Lógicamente vendrán las entrevistas, rever los videos del juicio, los diarios, además de hablar con cuatro jueces de aquel reconocido tribunal.

“Moreno Ocampo que era fiscal adjunto, las familias, la mujer de Julio Strassera, pueden contar como fue y darle matices”, todos serán consultados.

Según Ulises de la Órden, “estamos tratando de armar un equipo de desarrollo, productor, director, guionista y en base a eso nos pondremos a trabajar. Aún estamos organizándonos”.

Aporte de UNNOBA Por su parte, Laura Durán, dio detalles de la participación que tendría la Unnoba en este proyecto.

“Estamos pensando en una coproducción y la universidad va a ser una de los grandes productores. La idea es un aporte institucional, económico, ser una parte más de esa película, en términos de financiamiento, de crear un proyecto que incluya a otras universidades, estamos viendo eso”, indicó.

Según Laura “es un relato que merece ser contado por la educación pública, no es menor. Para nosotros, una universidad reformista, siempre lo repetimos como reformistas y defensores de la educación pública tenemos que tomar partido”.


Compartir:

Noticias Relacionadas


Tu comentario

 
 
 
 
 
 

Diario Tiempo Regional
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio Edición Regional. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 2514