Miércoles 27 de Agosto de 2014

Equidad en la economía de Lincoln (*)

  • La Posta - Lincoln

Como hemos visto en notas anteriores, la economía de Lincoln ha crecido en los últimos cinco años con profundos vaivenes: el Producto Bruto (PBG) cayó 9% en 2009, creció 19% y 9% en 2010 y 2011 respectivamente, para volver a caer (4%) en 2012 y recuperarse 8% el año pasado.

El cultivo de soja tuvo una incidencia determinante, explicando más de un tercio del crecimiento del PBG.

Luego hablamos del efecto precio, resaltando que hay ramas de actividad que, aunque tuvieron una mala perfomance en cantidades, se vieron compensadas por un incremento en el precio relativo (como la ganadería). Otras, como la industria manufacturera, experimentaron en los dos aspectos (precios y cantidades) pérdidas importantes. También vimos que, en general, los salarios crecieron por encima de los precios.

En la última nota calculamos la masa salarial del Partido y justamente eso es lo que utilizaremos hoy para hablar de los aspectos cualitativos del crecimiento, concretamente nos referiremos a la equidad. Se sabe que el crecimiento del PBG no es suficiente para caminar hacia el desarrollo, dado que, por ejemplo, si el mismo está desigualmente distribuido (inequitativo) entre los actores que lo generan, eso pone un límite a la sostenibilidad del proceso productivo, más aún en una sociedad democrática

Para tener una primera aproximación al tema, calculamos la distribución funcional del ingreso en el partido de Lincoln, que mide cómo se distribuye el producto entre las remuneraciones (renta, salario, intereses y utilidades) de cada factor productivo (tierra, trabajo, capital y capacidad empresarial). La masa salarial, calculada en la nota anterior, relativizada respecto al producto bruto geográfico, representa la porción de la generación de riqueza que reciben los trabajadores y es tradicionalmente utilizada como un indicador de equidad. Cuando este cociente (masa salarial/pbg) aumenta, se considera que distribución del ingreso (en este caso del producto) se hace más igualitaria (equitativa).

Vamos a ver que, si bien la estructura productiva de Lincoln (concentrada en sectores “capital” intensivo) y la escasa generación de empleos condicionan una más igualitaria distribución de la riqueza entre factores, el efecto precio (salarios relativos altos) ayudó a su igualación.

Respecto a la creación de nuevos empleos, ya hemos mencionado que ésta ha sido un punto muy débil de la economía local y, por lo tanto, no representó una vía por la cual se mejoró la distribución del ingreso a favor del factor trabajo.

Lo mismo sucede con la estructura productiva, dado que podemos observar que hay una relación negativa entre importancia de la rama en el Producto Bruto del Partido y la participación de los salarios en el Producto Bruto Sectorial. Por ejemplo, la rama de actividad económica más importante en el Partido (agropecuario con el 39%) es la que menos participación en el producto tiene (18%). En contraste vemos que, en 2008, de cada $100 de valor agregado por la rama intermediación financiera, $52 corresponden a la remuneración al trabajo. Sin embargo, esa rama, que representa el 2% del PGB de Lincoln, aportó 4% al crecimiento del mismo entre 2008 y 2013.

Lo anterior representa un hecho estructural que explica por qué economías como las de Lincoln tienen un indicador de distribución funcional del ingreso (30% para el año 2008) inferior al observado a nivel nacional (38%).

A su vez, es interesante profundizar dentro del sector agropecuario. Como ya vimos, se produjo un importante crecimiento de la agricultura y una caída de la ganadería. Respecto a la participación de los salarios en el producto, hay grandes diferencias entre ellos: mientras en la agricultura sólo el 10% de su producto se distribuye en salarios, en la ganadería (cría y tambos) ese porcentaje es de 40%. Por lo tanto, el incremento de participación de la agricultura es también un aspecto desigualador en la distribución funcional del ingreso.

Si no consideramos el efecto precio relativo, la estructura productiva del Partido hubiera generado una disminución de la participación de los trabajadores en el producto. Sin embargo, el efecto desigualador de la estructura productiva fue más que compensado por el crecimiento del salario real en los últimos cinco años. Al igual que en el agregado nacional, permitió mejorar la participación de los trabajadores en el producto del 30% en 2008 al 39% en 2013. De todas formas, la brecha entre la desigualdad nacional y la de Lincoln se mantiene en niveles altos y se ha ampliado en el último año.

En suma, la distribución del ingreso mejoró en Lincoln entre 2008 y 2013, por efecto de que los salarios crecieron más que los precios generales en todo el período. Sin embargo, la estructura productiva, fuertemente sesgada a sectores que aportan poca remuneración a los trabajadores y, a su vez, poca generación de empleo, hicieron que la brecha distributiva respecto a Nación se ampliara.

(*) Por Agustín Lódola


Compartir:

Noticias Relacionadas


Tu comentario

 
 
 
 
 
 

Diario Tiempo Regional
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio Edición Regional. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 2957